domingo, 13 de abril de 2014

¡A la gloria de Dios!



"A la gloria de Dios se alzan las torres,
a su gloria los álamos,
a su gloria los cielos,
y las aguas descansan a su gloria".

[Miguel de Unamuno]

¡FELIZ SEMANA SANTA!



domingo, 6 de abril de 2014

¡Cómo lo quería!


En el postrer instante del camino
-los ojos ya dormidos para siempre-,
cuando vengas, Señor,
cuando regreses,
inclinando tu rostro sobre el mío,
nadie sabrá del mar llegando hasta tus ojos,
nadie del corazón estremecido.

Todos se irán,
todo se habrá rendido:
me mirarás despacio,
te quedarás conmigo,
para este seco sol traerás la brisa,
recogerás en ramo
mis noches
 y mis días.

Y nadie escuchará tus labios entreabiertos,
tu entraña agradecida
y ese cálido aliento enamorado,
último don
para mi pobre vida:
"¡Aquí mi amigo, Padre,
cómo lo quería...!"






Lee aquí las lecturas del domingo...

domingo, 30 de marzo de 2014

Los ojos en tus ojos

"...formases de repente
los ojos deseados
que tengo en mis entrañas dibujados..."
(S. Juan de la Cruz)


Como amanece el niño al gesto de su madre
y ve por fin el rostro que ansiaba en las entrañas,
abro estos ojos míos, la vida inaugurando,
el color, las formas, la luz, el universo,
y tu rostro por fin,
tu rostro, Señor mío,
las manos que han traído la claridad del día,
la faz que me ha encendido de alegría.

Los ojos condenados, que ya nadie veía,
los ojos que han nacido de tus dedos.
Los ojos antes hueros, ahora bendecidos
con savia de tus labios,
con barro del camino,
con tu fe en mi bondad,
con mi fe en tu cariño.
Los ojos en tus ojos verdecidos.

Como contempla el niño el brillo
en la mirada inmensa de su madre,
la inclinación amable de los senos,
las mejillas granadas,
el mechón desgarbado de su pelo,
las arrugas que surca la emoción,
la sonrisa que a tientas intuía,
que en el oscuro vientre imaginaba
y que ahora a plena luz le alcanza con su dicha,
a plena luz del día…
Así mis ojos, Cristo, así mi corazón,
hacia tu Vida.


Para este pecador ya nada es virgen;
nada yermo para este pobre herido,
para este ciego inútil, ciego desde la cuna,
huérfano de paisaje, sediento de semblante,
desahuciado de mar, de mundo,
de hermosura.
Roto por el desprecio de los muchos,
devuelto a la salud por un amigo.

En la noche creí que Tú podrías.
En la noche creíste que vería.
En tierra me creaste, Señor;
en barro me salvaste.
Me diste a luz, con tu mirar me alzaste.
Me amaste como niño nacido con el sol,
a tu rostro venido…

En la Luz te confieso,
a tu Luz me rindo agradecido.
Amén.



Lee aquí las lecturas de este domingo

domingo, 23 de marzo de 2014

Tanto bueno por lo que dar gracias...

     Después de un tiempo muy intenso en nuestra casa de Colmenar Viejo, volvemos a blog para seguir compartiendo con todos un poquito de nuestra vida como jóvenes que crecen y se forman en la vocación claretiana en comunidad. Estas semanas hemos vivido al menos cinco momentos intensos de encuentro con el Señor, de acción de gracias y de impulso para seguir caminando. Os hacemos partícipes de ellos. En el marco de la jornada del seminario que acabamos de celebrar (19 de marzo), sirvan para agradecer a Dios la llamada que un día puso en nuestro camino, para renovar nuestro deseo de responderle con generosidad y para pedirle que encienda el corazón de muchos jóvenes con la llama viva de su Amor. ¡Aquí estamos, Señor! ¡Envíanos!

      En primer lugar, una acción de gracias muy especial por Carlos Puerto, que el 10 de febrero pasado celebró con una intensa eucaristía su entrada al Postulando. Llamamos "postulantado" a una primera etapa de la formación para ser claretiano, en que nos vamos preparando para conocer la Congregación y conocernos un poquito mejor a nosotros mismos, para seguir discerniendo la llamada en el contexto cotidiano de una comunidad claretiana, para crecer en el camino del discipulado en la senda de la vida religiosa. ¡Gracias, Carlos, por dar este paso con alegría y con esperanza! ¡Y gracias a ti, Señor, que sigues ensanchando nuestra familia con el don de personas que desean entregarse por entero en tu seguimiento!





      De Carlos, que empieza su camino entre nosotros, a Joan Bové, que lo continúa con disponibilidad y servicio, ahora recibiendo la ordenación diaconal. Joan vivió en esta casa hasta hace dos años, en que finalizó sus estudios de Teología. Pertenece a la provincia claretiana de Cataluña y actualmente forma parte de la comunidad de Vic, desde donde sigue estudiando y trabaja ayudando a los inmigrantes de la ciudad. El sábado 22 de febrero, en el templo San Antonio María Claret y de manos del obispo de Vic, Mons. Romà Casanova, Joan fue ordenado diacono, para más amar y servir a la Iglesia. Algunos de nosotros pudimos acompañarle en un momento tan significativo. Desde aquí, agradecidos por tu vida, tu vocación y tus deseos de entregarte, esperamos que este camino ministerial te lleve, Joan, donde más necesiten una palabra de aliento y de Vida, un gesto de Amor de Dios.

      Sólo un fin de semana después, del 28 de febrero al 2 de marzo, tuvo lugar en Colmenar Viejo el Encuentro de estudiantes claretianos de 2014. Tradicionalmente este encuentro congrega una vez al año a los estudiantes de las provincias de Iberia con el objetivo de reservar unos días de reflexión, conocimiento, estudio, celebración y vivencia compartida del carisma claretiano. Como novedad con respecto a encuentros precedentes, este año  hemos contado con la presencia de un grupo de cuatro estudiantes de Polonia, acompañados por su formador. Junto a ellos, un estudiante de Euskal Herria y los formandos de los centros formativos de Granada y de Colmenar Viejo, acompañados asimismo por sus respectivos formadores. También se unió al encuentro durante todo su desarrollo el P. Mathew Vattamattan, prefecto general de formación. Hasta completar un total de treinta y seis personas.  La tarde del 28 de febrero, las calles de Madrid nos daban la bienvenida y, a través de ellas, pudimos sintonizar con la experiencia vital del P. Claret, quien recorrió durante diez años aquellos mismos lugares en su tarea como confesor de la reina Isabel II.  Acompañados por el P. Severiano Blanco, con un vastísimo conocimiento del Madrid de Claret, tratamos de comprender y acoger la vida apostólica del Fundador en el corazón de la capital de España.




      Después de un paseo de unas tres horas, muy agradecidos al P. Fundador y a los primeros claretianos, así como al P. Severiano, regresamos a Colmenar Viejo. Tras la cena, el provincial de la provincia de Santiago, P. Luis Ángel de las Heras, nos dio la bienvenida al encuentro, animándonos a agradecer este tiempo de oportunidad para seguir formándonos como jóvenes misioneros con los retos y las llamadas que nos plantea actualmente la situación europea. Precisamente éste que señaló el P. Luis Ángel constituyó el fondo del encuentro, el cual se desarrolló bajo el lema «Caminos de Espíritu y Misión para Europa». El contexto europeo está siendo objeto de preocupación, reflexión y esperanza en la congregación en estos momentos. Acogiendo este movimiento congregacional, los estudiantes hemos querido acercarnos a la realidad como jóvenes que nos formamos en Europa y que, en la gran mayoría de los casos, viviremos como misioneros en este suelo. Abordamos esta cuestión en tres grandes bloques. En un primer momento que se prolongó durante toda la mañana del sábado, tuvimos oportunidad de acercarnos a las necesidades espirituales del hombre europeo actual y a una posible lectura del carisma claretiano como respuesta renovada a dichas necesidades. El trabajo estuvo iluminado y guiado por los estudiantes de Colmenar. El segundo bloque, animado y conducido por los estudiantes de Granada, nos ocupó toda la tarde y en él tratamos de descubrir qué evangelización necesita Europa en nuestros días y cómo el carisma claretiano puede responder a las mismas. Tanto por la mañana como por la tarde, el grupo de Polonia, haciendo un esfuerzo encomiable, aportó la visión y las particularidades del este europeo al respecto de cada uno de los temas que se iban tratando. El tercer bloque del encuentro lo constituyó la mañana del domingo, en que intentamos hacer una síntesis de lo expuesto y profundizado el sábado de cara a mejorar nuestra formación con propuestas y líneas de acción concretas. Después de un diálogo pausado por grupos, pudimos exponer y confrontar nuestras inquietudes con los formadores y el P. Mathew en un compartir abierto.






      Además del trabajo que acabamos de detallar, el encuentro tuvo momentos celebrativos y de convivencia. Agradecemos a la congregación los esfuerzos y los desvelos por ofrecernos a los estudiantes espacios y tiempos de crecimiento y de profundización en los retos que nos presenta la sociedad actual y en el tesoro impagable de nuestro carisma. La tarea de la vivencia espiritual y la evangelización es inmensa pero apasionante en cualquier parte del planeta. Hoy es urgente una mirada atenta, honda y compasiva —misionera— para la vieja Europa. Y en la construcción de esta mirada, los misioneros jóvenes en formación inicial seremos —somos ya— protagonistas. Que María, la del Corazón inmaculado y ardiente nos transforme a imagen de su Hijo para ir aprendiendo a amar a cada persona con la que compartimos camino, y poder así, en medio de ellos y con ellos, «arder en caridad y abrasar a todos los hombres en el fuego del divino amor». Así sea.




      Y, por último -que no menos importante-, un par de motivos más para dar gracias. El fin de semana del 8 y 9 de marzo, nuestra casa acogió dos encuentros simultáneos. Por un lado, nuestros hermanos Gabriel (provincia de FIlipinas), Joan (provincia de Cataluña) y Miguel (provincia Bética) se reunieron en uno de los encuentros de preparación a las órdenes que están teniendo este curso. Juntos pudieron compartir y profundizar lo que significa ser hoy un ministro ordenado desde la fe común de la Iglesia y el carisma claretiano. Por otra parte, un grupo de colegiales del Colegio Mayor Jaime del Amo se desplazaron hasta Colmenar para tener una convivencia cristiana. Durante estos dos días, cortos pero intensos, los colegiales tuvieron momentos de reflexión personal y se acercaron a la mirada de Dios. El sábado por la tarde, en un largo paseo, los colegiales tuvieron la oportunidad de visitar la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios. Al anochecer se celebró un momento de oración con la colaboración de algunos de nosotros. El encuentro en la capilla se vio amenizado con distintas canciones, en un ambiente acogedor. Para terminar el día, los colegiales tuvieron la oportunidad de disfrutar el visionado de una película, también acompañados por nosotros. El domingo los colegiales asistieron a la Eucaristía celebrada en la Iglesia del seminario, junto a la gente del pueblo. Antes de comer, tuvo lugar la última actividad de las convivencias, en la cual, tres de nosotros relatamos nuestras vivencias, nuestra experiencia como cristianos, nuestra fe... Muy agradecidos por su presencia en nuestra casa y por la mucha alegría con que vivieron estos momentos unos y otros, deseamos a estos jóvenes (misioneros y colegiales) un fantástico año y una mejor vida de fe a la escucha del Señor y al servicio de sus hermanos. ¡Gracias!  




domingo, 2 de febrero de 2014

Jornada mundial de la Vida Consagrada 2014

     Celebramos hoy la jornada mundial de la Vida Consagrada. Desde este rinconcito de la red, nos unimos a la alegría con que toda la Iglesia agradece el don de nuestra vocación. Que el Padre renueve en todos los religiosos la llamada primera a seguirte, Señor, el deseo ardiente de encontrarte, la fidelidad a las inspiraciones del Espíritu y, sobre todo, el amor. El amor entregado que, poco a poco, va transformando nuestros corazones y la entraña del mundo. Aquí estamos, Señor, aquí nos tienes. ¡Gracias! ¡Felicidades! 



Siempre de los encuentros nace el gozo;
siempre de los encuentros, el amor,
siempre de los encuentros…

No lo traen los tiempos de bonanza,
ni viene en primavera con el cierzo,
habita en el estío y el otoño,
no le arrecian los hielos del invierno.
No conoce de estelas ni de brillos,
no se afana en carreras imposibles;
no reniega del peso cotidiano,
no se aparta del polvo del camino.
La soledad no espera su llegada,
mas él no se demora ni se aflige:
viene el amor como la nave al puerto,
viene el gozo de manos del encuentro.

Y de fiesta lo acoge quien lo escucha,
quien sabe amar la espera sin desvelos.
Quien llena las tinajas de buen vino
para invitar al pobre y al perdido.
Quien comparte su lumbre y su mantel
con el hombre sediento y sin abrigo.
Quien trabaja la tierra y mira al cielo,
quien teje cada día de altos sueños.
Quien ama de rodillas como amó
el Cristo derramado en cada encuentro.

Siempre de los encuentros nace el gozo;
siempre de los encuentros, el amor,
siempre de los encuentros…
Siempre de nuestro abrazo, la alegría;
siempre de nuestra vida entretejida,
siempre de estar contigo,
de tu amor,
Señor,
hermano,
amigo…
¡Compañero!

Amén.



     De nuestra última excursión comunitaria a la nieve, el lunes pasado. Una alegría seguir compartiendo la fe, la vida y la misión. ¡Gracias, hermanos!







domingo, 26 de enero de 2014

Sol de mediodía



Pronto empezó a brillar tu luz, Señor,
Sol de mediodía.
Aquella luz manada del portal,
crecida en el hogar,
luz de las gentes.
Y pronto se escapó por las ventanas
en busca de los pueblos,
sedienta de caminos.
A orilla de los mares llegó tu luz, Señor,
al borde los lagos.
Al pie de las colinas,
entre campos de olivos.
En la regia ciudad,
en el rincón perdido.
En medio del oficio y la faena,
en el brocal del pozo
y en la arena.

El Sol de mediodía hoy ha arribado,
cruzando el tiempo eterno,
brincando por los siglos.
Has venido, Jesús, hoy has venido.
Señor de toda luz. Luz en camino.
No hay orilla ni lago. No hay monte. No hay aprisco.
No hay ciudad ni rincón.
No hay redes.
No hay olivos.
No hay nada que detenga tu designio,
tus ojos encendidos en los míos.

Y abandonar la barca cotidiana,
el aparejo viejo y conocido,
estas aguas de siempre,
este lebrillo.
El tímido candil para mis noches
y todo lo aprendido.
Y abrazar la esperanza 
de una luz para siempre,
de tu Luz para siempre
en mi talega.
Como sendero raso,
como mantel tendido,
como sol en cascada
por los riscos.
Como luz que se asoma
por todas las riberas.
Me llamas en el sol, Señor;
en sol te llegas.
¡En la redonda luz de tu presencia,
lleva mi corazón por tu alegría,
mi amor por tus veredas!

Amén.



Lee aquí las lecturas del domingo...